Saltar a contenidos

ASOCIACION VECINOS NTRA.SRA.DE LA CERCA DE MADRONA

Navegación

Menú principal

Noticias

18/04/2009
Madrona y el medio ambiente

El adelantado - Opinión

Ha sido noticia en estos días la paralización de las obras que estaba realizando la Diputación en la carretera Madrona-La Losa. Al parecer por falta de algún trámite cuya importancia no quiero poner en duda. La orden es de paralización inmediata, ya que las actuaciones pueden estar violando la normativa medioambiental.

Pone de manifiesto esta noticia lo relativamente fácil que resulta la paralización de una obra en marcha por un mero trámite, aunque sea importante; en contraposición con lo difícil que debe ser echar a andar otras, cuya paralización y abandono están causando no menos graves daños, medioambientales y de mayor calado.

Aunque, a veces las comparaciones sean odiosas, me voy a permitir establecer el paralelismo entre esta obra, cuya paralización llega a los medios de comunicación y evita el uso razonable de la necesaria carretera, con otra, no menos necesaria, como es el saneamiento del núcleo de población de Madrona. ¡Ojo! Este pueblo padece el vertido de sus aguas negras dentro de su propia zona urbana.

Me faltan elementos de juicio para valorar los daños que se puedan causar con las obras de la carretera en cuestión, aunque soy consciente de los beneficios que puede producir este adecuado enlace. Cuando nos frotábamos las manos contando con una carretera moderna y de uso inmediato, nos encontramos con su inmediata paralización. Parece claro que en Madrona no tenemos suerte.

Ha pasado al menos una década desde que nos debatíamos por dotar a Madrona de un imprescindible y adecuado saneamiento. Estaba muy clara la necesidad. Se contaba con el dinero necesario. Los terrenos eran propios; solo faltaba echar a andar el pertinente proyecto técnico y ganábamos todos, incluso el medio ambiente. Tampoco la suerte estuvo de nuestra parte. El proyecto técnico resultó tan defectuoso que por su causa hubo de parar las obras la autoridad judicial. Y paradas siguen. Definitivamente paradas. Esta paralización está perjudicando gravemente, el suelo, el aspecto, la vegetación, a los vecinos más próximos y a todos los del pueblo que han visto cómo el dinero invertido en unos trabajos inútiles se ha perdido y ellos siguen sin el imprescindible alcantarillado.

Puedo dejar a un lado de momento la responsabilidad de quienes entonces con sus actuaciones u omisiones propiciaron este descalabro para tocar otro aspecto de la importante cuestión. Las obras en marcha del saneamiento se suspendieron, bien lo sabe el delegado territorial don Luciano Municio, y sabe también que el río recibe en el casco urbano los vertidos del deficiente alcantarillado; y debo añadir que las huellas de las obras objeto de aquella paralización allí permanecen, para deterioro del medio ambiente, para escarnio de quienes lo propiciaron y para desgracia de todos los vecinos que no se merecen semejante abandono.

No quiero que pueda pensar el portavoz de “Centáurea”, el señor Bravo, que le resto importancia. También ellos tendrían ocasión de intervenir. Si no creen que tal situación degrada el medio ambiente de forma grave y continuada es que no han tenido tiempo de darse una vuelta por allí y comprobarlo, y consecuentemente, como hacen en otros casos, denunciarlo. En Madrona seguimos padeciendo y esperando. El caso merece una denuncia pública más eficaz y contundente.

Mariano Santos Miguel